03.04.2020

En tiempos de coronavirus, más internacionalismo sindical

Desde la FES estamos trabajando para conseguir generar una narrativa alternativa que permita alcanzar una sociedad digitalizada, emancipadora, incluyente y sostenible.

Desde el equipo del Proyecto Sindical Regional de la FES estamos tratando de asumir este momento de distanciamiento físico obligado, sin permitir que se aquiete nuestra energía, creatividad y compromiso. 

A nivel mundial, las experiencias y consecuencias profundas de esta crisis inédita van a reclamar repensarnos en muchos sentidos. Esta crisis no solamente nos confronta con la fragilidad humana individual, sino que interpela especialmente las formas predominantes de organización de las relaciones sociales y de la sociedad con el medio ambiente. 

El mundo del trabajo se ha visto conmocionado a partir de la llegada del COVID-19. Se ha paralizado gran parte de la producción. Millones de trabajadoras y trabajadores en las Américas se han visto afectados de una forma u otra por los cambios laborales.  

A nivel mundial, continental y nacional las organizaciones sindicales han tomado diversas iniciativas para promover la protección de la población y los derechos de la clase trabajadora frente a la crisis.

Nuestra principal contraparte, la Confederación Sindical de las Américas (CSA) demanda de los gobiernos la adopción de medidas urgentes a gran escala para mitigar los efectos negativos provocados por la parálisis económica a raíz de las crisis sanitarias generadas a nivel global.

“La crisis actual encontrará la mejor salida posible si los gobiernos priorizan la vida, la salud, los empleos, los salarios y la protección social de las personas frente a los intereses de las grandes empresas y el capital financiero y fortaleciendo el rol del estado frente a la presión privatizadora sobre los servicios públicos”.[i]

Sabemos la importancia de un Estado activo, pero estamos más convencidas aún del rol clave de la solidaridad, la unidad y la lucha del sindicalismo, hoy más que nunca, convocado a pensar y actuar internacionalmente.

Desde la FES queremos servir como caja de resonancia para aquellas organizaciones con quienes compartimos esfuerzos para fortalecer desde la apertura, el internacionalismo y el feminismo, la democracia, nuevas estrategias sindicales y la transformación socio-ecológica de la economía. 

Que el coronavirus no infecte la democracia

El estado de excepcionalidad impuesto en el marco de la emergencia sanitaria alienta tendencias autoritarias que son desplegadas por los gobiernos, esgrimidas como estrategias de enfrentamiento a la crisis, pero con reales impactos en el deterioro de nuestras democracias a partir del militarismo, el policiamiento, el ataque a los derechos políticos, los derechos sindicales y otras conquistas históricas de nuestras sociedades.

Los sindicatos, como actores centrales de la democracia en representación de los trabajadores, deben acompañar las medidas de aislamiento, así como exigir protocolos de seguridad para las actividades laborales esenciales y la suspensión de las que no lo sean.

Garantizar la vida no las ganancias

El debate sobre el modelo de desarrollo en todas sus dimensiones es una urgencia. La crisis sanitaria, económica y social pone en evidencia los impactos del neoliberalismo y resalta la necesidad de la acción estatal para asegurar el bienestar general.

La concentración de la riqueza y la mercantilización de nuestros derechos, más que nunca, son cuestionados por las banderas históricas de la lucha de la clase trabajadora:  el derecho universal a la salud, la educación y la vivienda como derechos básicos fundamentales, la distribución de la riqueza y el uso colectivo de los bienes comunes junto a la importancia de un sistema de salud público de alcance universal.

En momentos de pérdida de ingresos en el sector informal, de despidos, de seguros de desempleo, entre otros, el debate sobre la importancia de la seguridad social, las garantías de trabajo decente y la garantía de un ingreso básico universal, vuelven a estar sobre la mesa.

Pensar un sistema alternativo es posible. Es posible vivir en armonía con la naturaleza, basando las decisiones políticas en la justicia económica, ambiental y de género.

Trabajo del futuro 

En un momento de acelerados cambios en la tecnología, en los modos de producción y de trabajo, la crisis desencadenada por el COVID-19 subraya algunas oportunidades, pero especialmente varios desafíos.

La tecnología disponible posibilita la implementación del teletrabajo o trabajo a distancia, adoptado como una medida clave para el enfrentamiento de la pandemia. Es crucial llevar consciencia pública a la realidad de muchas/os trabajadoras/es que no tienen posibilidad de desplegar esta modalidad de trabajo, o de aquellos para quienes el teletrabajo representa una forma directa de precarización.

Al mismo tiempo, el trabajo a distancia no es la panacea, pone en cuestión problemáticas clave de impacto en los derechos de las trabajadoras/es como el derecho a la desconexión, la privacidad, así como la sobrecarga de trabajo reproductivo sobre las mujeres trabajadoras.

Las modificaciones a las relaciones laborales y las formas de empleo en el marco de la pandemia, deben estar sujetas a las dinámicas y ámbitos institucionales de diálogo social, el más amplio posible en estas circunstancias.

Desde la FES estamos trabajando para conseguir generar una narrativa alternativa que permita alcanzar una sociedad digitalizada, emancipadora, incluyente y sostenible.

[i] La CSA ante la pandemia del COVID-19, declaración de la Confederación Sindical de las Américas, 23 de marzo de 2020.

Friedrich-Ebert-Stiftung 
Proyecto Sindical

Plaza Cagancha 1145 Piso 8
11100 Montevideo, Uruguay

+598 (2) 902 29 38/39/40
+598 (2) 902 29 41

sindical(at)fesur.org.uy

Contacto


volver arriba